Cuenta conmigo/ Count on me de Bruno Mars .

Count on me

if you ever find yourself in the middle of the sea
i’ll sail the world to find you
if you ever find yourself lost in the dark and you can’t see
i’ll be the light to guide you
find out what we’re made of
when we are called to help our friends in need

you can count on me like one, two, three
i’ll be there
and i know when i need it
i can count on you like four, three, two
and you’ll be there
cos that’s what friends are suppose to do
oh yeah
(ooh ooh ooh ooh ooh)
(ooh ooh ooh ooh ooh)
(yeah yeah)

if you’re tossing and you’re turning and you just can’t fall asleep
i’ll sing a song beside you
and if you ever forget how much you mean to me
everyday i will remind you
oh
find out what we’re made of
when we are called to help our friends in need

you can count on me like one, two, three
i’ll be there
and i know when i need it
i can count on you like four, three, two
and you’ll be there
cos that’s what friends are suppose to do
oh yeah
(ooh ooh ooh ooh ooh)
(ooh ooh ooh ooh ooh)
(yeah yeah)

you’ll always have my shoulder when you cry
i’ll never let go, never say good-bye

you know you can count on me like one, two, three
i’ll be there
and i know when i need it
i can count on you like four, three, two
and you’ll be there
cos that’s what friends are suppose to do
oh yeah
(ooh ooh ooh ooh ooh)
(ooh ooh ooh ooh ooh)
you can count on me cos i can count on you

Despertando

En el vientre de una mujer embarazada se encontraban dos bebés. Uno pregunta al otro:
-¿Tú crees en la vida después del parto?
– Claro que sí. Algo debe existir después del parto. Tal vez estemos aquí porque necesitamos prepararnos para lo que seremos más tarde.
– ¡Tonterías! No hay vida después del parto. ¿Cómo sería esa vida?
– No lo sé pero seguramente… habrá más luz que aquí. Tal vez caminemos con nuestros propios pies y nos alimentemos por la boca.
– ¡Eso es absurdo! Caminar es imposible. ¿Y comer por la boca? ¡Eso es ridículo! El cordón umbilical es por donde nos alimentamos. Yo te digo una cosa: la vida después del parto está excluida. El cordón umbilical es demasiado corto.
– Pues yo creo que debe haber algo. Y tal vez sea sólo un poco distinto a lo que estamos acostumbrados a tener aquí.
– Pero nadie ha vuelto nunca del más allá, después del parto. El parto es el final de la vida. Y a fin de cuentas, la vida no es más que una angustiosa existencia en la oscuridad que no lleva a nada.
– Bueno, yo no sé exactamente cómo será después del parto, pero seguro que veremos a mamá y ella nos cuidará.
– ¿Mamá? ¿Tú crees en mamá? ¿Y dónde crees tú que está ella?
– ¿Dónde? ¡En todo nuestro alrededor! En ella y a través de ella es como vivimos. Sin ella todo este mundo no existiría.
– ¡Pues yo no me lo creo! Nunca he visto a mamá, por lo tanto, es lógico que no exista.
– Bueno, pero a veces, cuando estamos en silencio, tú puedes oírla cantando o sentir cómo acaricia nuestro mundo. ¿Sabes?… Yo pienso que hay una vida real que nos espera y que ahora solamente estamos preparándonos para ella…

DESCONOCIDO

Este relato puede tener muchas interpretaciones. Desde un punto de vista emocional podemos decir que por mucha oscuridad que tengamos a nuestro alrededor llegará un momento en que se haga la luz, aunque no la conozcamos.