La sabiduría de l@s niñ@s

Quien tiene la suerte de estar en contacto con niños puede darse cuenta de la sabiduría que estos transmiten, yo tengo esta suerte y quiero resumir algunas virtudes que encuentro en ellos.

 

1.- Viven el presente.

El concepto tiempo no existe par ellos ya que viven el aquí y el ahora, no piensan en el pasado ni en lo que ocurrirá en el futuro, procuran disfrutar el momento en el que se encuentran sin preocuparse de lo demás.¿has intentado alguna vez disfrutar el momento?

 

2.- Se entusiasman fácilmente.

Si algo les gusta hacen de ello una fiesta, dile a un niño que lo llevaras al parque a subir a los columpios y observa su reacción.¿Recuerdas cuando tu actuaste de la misma forma?

 

3.- Cuando creen en algo lo defienden con todas sus fuerzas.

Intenta convencer a un niño de que no existen los monstruos ¿puedes? Un niño defiende con todos los argumentos que puede, racionales o irracionales aquello por lo que cree, es fiel a sus convicciones y nada le hace cambiar de idea.¿Tu eres fiel a tus creencias?

 

4.- Cuando quieren algo luchan hasta conseguirlo.

Si un niño quiere algo hará todo lo posible para conseguirlo, es incluso capaz de ponerse a llorar hasta quedar sin respiración! y en la mayoría de los casos acaban consiguiéndolo.¿Hasta que punto luchas tu por tus sueños?

 

5.- Saben vivir con sencillez.

Cualquier cosa es útil para pasárselo bien, no necesitan lujos saben vivir con muy poco. Hazle un regalo lujoso a un niño y posiblemente se divierta más con el paquete de regalo que con el propio objeto en si. Un niño no da valor al dinero, ni al lujo de las cosas solo le importa disfrutar con lo que tiene y ver como puede divertirse con ello aunque sea una sencilla caja de cartón. ¿Como de sencilla es tu vida?

 

6.- Saben transmitir sus sentimientos.

Llorar es una cosa natural para un niño, es parte de su forma de hacer y transmitir sus sentimientos, no les importa expresarlos sea donde sea ni frente a quien sea. Los niños actúan con plena naturalidad.¿Te cuesta llorar ante otras personas o expresar tus sentimientos?

 

7.- Ríen y son alegres.

Un niño es alegre por naturaleza y cuando ríe suelta carcajadas que se contagian a los que están a su alrededor.¿Cuando fue la ultima vez que reíste a carcajadas?

 

8.- Son sinceros.

Si quieres una opinión sincera pregúntale a un niño, su naturalidad e inocencia te dirán los que otros no se atreven a decir.¿Sueles ser sincero cuando piden tu opinión?

 

9.- No tienen malicia.

Cuando un niño pequeño hace algo que consideramos que no esta bien, piensa que no lo ha hecho con malicia. ellos no traicionan o hacen las cosas con ambigüedad buscando hacer daño.¿has pensado como seria nuestro mundo si malicia?

 

10.- No tienen miedo al ridículo.

Pregúntale a un niño si quiere salir a pasear disfrazo de pirata y veras como se entusiasma con la idea. El niño no conoce el ridículo hasta que no se va haciendo mayor y le explicamos lo que significa.¿Te atreverías a salir a la calle hoy vestido de pirata?

 

11.- Actúan con naturalidad.

Cualquier cosa que hacen buena o no tan buena la hacen con total naturalidad, no saben ser falsos o hacer ver algo distinto a lo que piensan o sienten.¿Sueles ser siempre tu mismo?

 

12- Transmiten su amor y cariño.

A un niño no le suele costar dar un abrazo, un beso o decirte que te quiere, lo hará con toda la naturalidad del mundo sin esperar nada a cambio.

 

¿Sueles decir muy a menudo te quiero o dar abrazos sinceros?

 

Seguramente encontraríamos muchas más virtudes, pero en base a estas podrías decirme:

 

¿Cuantas de estas virtudes forman parte de ti?

 

 

La próxima vez que estés con un niño, observa como actúa, porqué tal vez estés delante de un maestro que puede enseñarte la verdadera esencia de la felicidad.

 

Ya no tengo paciencia por Meryl Streep

“Ya no tengo paciencia para algunas cosas, no porque me haya vuelto arrogante, sino simplemente porque llegué a un punto de mi vida en que no me apetece perder más tiempo con aquello que me desagrada o hiere. No tengo paciencia para el cinismo, críticas en exceso y exigencias de cualquier naturaleza. Perdí la voluntad de agradar a quien no agrado, de amar a quien no me ama y de sonreír para quien no quiere sonreírme. Ya no dedico un minuto a quien miente o quiere manipular. Decidí no convivir más con la pretensión, hipocresía, deshonestidad y elogios baratos. No consigo tolerar la erudición selectiva y la altivez académica. No me ajusto más con la barriada o el chusmerío. No soporto conflictos y comparaciones. Creo en un mundo de opuestos y por eso evito personas de carácter rígido e inflexible. En la amistad me desagrada la falta de lealtad y la traición. No me llevo nada bien con quien no sabe elogiar o incentivar. Las exageraciones me aburren y tengo dificultad en aceptar a quien no gusta de los animales. Y encima de todo ya no tengo paciencia ninguna para quien no merece mi paciencia” (Meryl Streep).