APRENDE A TRANSFORMAR EL COMPOST EN FLORES

Dentro de nosotros habitan el enfado, la tristeza y las preocupaciones, al igual que el amor y la comprensión. Nos parecemos a un jardín: cuando las flores mueren se convierten en compost y de este compost nacen a su vez flores maravillosas. Tus sufrimientos son tu compost: tu tristeza, tu desesperación, tu envidia, tu negatividad. Al igual que tus flores- la comprensión, el amor, el perdón-, tus sufrimientos también son algo orgánico.

Si les abrimos los brazos a nuestros sufrimientos y aprendemos a transformarlos, podemos convertir el dolor en felicidad y sabiduría.

THICH NHAT HANH

NO LUCHAMOS CONTRA LA RABIA QUE SENTIMOS; NO LA REPRIMIMOS TAMPOCO. LA PERCIBIMOS CON CARIÑO.

La rabia es como un veneno que lo contamina todo, incluso nuestras relaciones. Cuando nos invade la rabia es un momento en el que no deberíamos decir ni hacer nada. Bajo el influjo de esta energía únicamente se corre el peligro de empeorar la situación. Todo lo que deberíamos hacer es concentrarnos en nuestra respiración para producir la energía de la atención: “Aspiro y sé que la rabia que hay dentro de mí aflora. Espiro y al tiempo me ocupo de esta energía que está dentro de mí”. Cuando ya somos suficientemente estables, podemos empezar a dar rienda suelta a las razones que ocasionan esa rabia.

THICH NHAT HANH